Verdes Prados.

lunes, 21 de diciembre de 2009


Verdes prados y el cielo en nuestras manos, puedo sentir más cerca el cielo mientras mas permanezco a tu lado; corriendo a través de la vida y en verdes prados extiendes tus manos para poder sostener las emociones de quien en vida te regala el sentimiento de una mirada a tu corazón. Pequeño ser con una flor adornando tu lizo cabello me invitas con una sonrisa desvergonzada a participar de lo bello y colorido de la vida.

Autentica y delicada cual flor de rojos rasgos, una a una caen las lagrimas que derramas en una esquina de tu cuarto esperando al príncipe que demuestre amor en sus versos y una vida de sacrificios por ti, la niña de mirada dulce pero acertados reflejos que mira en mi corazón y a quien no le puedo ocultar pesares y males. Me enseñas que cada pesar que superamos es una manera de resplandecer juntos.


Aunque muriera hoy o si te perdiera mañana quiero disfrutar de tu compañía en verdes prados para así sentir el alegre de tus ojos y tu corazón a quien fielmente sigo por que en ti confió ciegamente, preguntándome si el amor puede abandonar el estado de un ser incompleto como lo es el del ser humano. No necesito de una promesa para seguir a tu lado mas si requiero sentir tus labios para saber que sigues conmigo bajo un cielo tan azulado; cubierto de alas blancas que lentamente reposan en el campo de rosas en el que jugamos y con el viento jugando con tu pelo, solo se me ocurre abrazarte y decir que te amo.


Verdes prados y el vació en nuestras manos, puedo sentir mas lejos el recelo mientras mas cerca te siento mi cielo; huyendo de la sociedad y detrás de tus ojos caramelo, extiendo mis manos para alcanzar al menos tu gracia compuesta de un fuerte carácter; el de un ser cercano al cielo y mi fe puesta en tus arrebatos. Me dejarías colocar una flor en tu pelo para adornar tu vida mi ángel? Voy falleciendo si mal de salud estas, cura tus heridas y sigue en pie que quiero vivir mí querida, mi luz de verdad.


Si la vida te ha golpeado confía en que ahí estaré curando tus heridas, si la vida te deja sin fuerzas o sin fe confía en que ahí estaré para consolarte dulcemente con una caricia en el rostro y decirte delicadamente que nunca estarás sola, el amor no abandona a todos, mi cariño te cubrirá de la lluvia y compartiré mis alegrías y emociones para que así no fallezcas con las oscuras ideas de quien niebla tiene en su corazón.


Siento que mentí cuando dije que el tenerte lejos era el estar en verdes prados, sin ti no hay sol ni campos floreados; Solo pesares y angustias humanos.


Regresa a mi lado y acepta mi mano. Eres tú a quien yo amo…

-Copyright Leo Strife-

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola.. mi nombre es Evelyn soy amiga de Lorena de la universidad.. Lore me dijo q leyera este blog para drcirle q opinaba.. Te escribi..despues de tanto tiempo pensar si dejarte un comentario o no. Pero ya ves!!! me decidi.. jaja porq creo q vale la pena decirte q escribes bellisimo y veo q pones el corazon en cada palabra .. espero q sigas adelante con lo que haces porq lo haces muy bien..mi jefe esta por llegar de la hora de almuerzo..asi que..a menos q tenga una buena excusa para decirle q estoy haciendo.. mejor me despido..jaja. espero q sigas teniendo esa musa q te inspira escribir tan bonito para q nunca dejes de escribir...

Leo Strife dijo...

No, muchas gracias a ti querida Evelyn, por la sinceridad y afecto en tus palabras. Debo decir que nunca me cansare de escribir y de seguir adelante con personas asi de lindas en el mundo con las que puedo llegar a tratar; un abrazo para ti y disculpa la demora de mi respuesta, pero queria hacerte saber lo bien que me hizo tu comentario, hasta luego!