Camino a Montañita, un viaje entre Hermanos!

martes, 2 de febrero de 2010

Hola a todos apenas comenzamos el mes de Febrero (vaya ya el segundo mes de año! Que rápido se nos pasa el tiempo eh?) les traigo a ustedes algunas de mis anécdotas sobre mi ultimo viaje, en esta ocasión compartí el viaje con dos de mis grandes amigos quienes responden a los nombres de Robert y Randolph y esta idea de viaje fue ante todo el de disfrutar de un momento ya que teniendo una semana de vacaciones por la que había luchado en tener no podía permanecer metido en la ciudad, tenia que salir aunque sea por unos días de la misma. Montañita la mítica playa en la que se arreglan los encuentros y desventuras de muchos sirvió de escenario para esta historia en la que tres amigos buscaron mas que una salida de la ciudad una oportunidad para tener gratos momentos.

Una de las cosas que siempre amo de viajar solo es que no hipotecas tus probabilidades de viaje, ósea si quieres viajas si no, no así de simple y algo que me agrada de hacer estos planes con personas como estas es que se puede viajar en grupo sin esperarte ese tipo de improvistos que terminan desanimando al grupo entero, las personas con las que viajo son así con ellos si se puede disfrutar de un viaje grupal. Era jueves y por amigos me había enterado de un campeonato de surf en Montañita, muchos tenían la idea de ir y muy pocos la convicción de hacerlo de un día para otro se decidió el viaje y siendo las 8 de la mañana aun estábamos en duda respecto al medio de transporte, habían 3 opciones: carro, bus y dedo… siendo honestos ninguna de las 3 me incomodaba y hubiera preferido la ultima ya que es el medio que casi siempre termino usando, al final se escogió la 2da opción y luego de una rápida aventada por mi casa terminamos en el terminal terrestre donde hubo 5 minutos de charla respecto a que si deberíamos comprar bloqueador solar ahí o en la playa (al final no importa ya que ni ahí ni allá lo compramos…), compramos nuestro pasaje y subimos para subir al bus; ya cuando estaba por subir me tope con una agradable sorpresa, en el bus continuo estaba uno de mis mejores amigos de nombre Xavier Martínez el cual estaba a punto de viajar a la costa pero por motivos de trabajo, lastimosamente no iba a estar en mi mismo carro ya que deseaba mucho poder hablar con el ya que si hay algo que admiro y estimo de mi amigo es su capacidad de llevar una conversación a puntos enteramente fascinantes.


Ya en el carro me toco sentarme con Robert el cual estaba en la ventana y yo en el pasillo, habían puesto en las pantallas la película del metro 123 y explicándole un poco la trama de la misma a Robert vino al tema la conversación respecto a las inversiones, negocios y manejo de dinero, ya en Santa Elena nos bajemos del transporte para coger uno que nos llevara hasta a Montaña (lastimosamente en Guayaquil no habían carros que vayan directo a Montañita hasta la 1 de la tarde) siendo el precio del pasaje de 1.50 dólares estábamos embarcados en otro bus y a 1 hora de la aventura, lastimosamente esa no fue nuestra realidad ya que el bus se quedo varado como por 30 minutos por arreglos de la vía cogiendo como intersección las calles principales del poblado mas cercano. Una vez habiendo pasado este percance habíamos llegado a Libertador Bolívar cuyas playas siempre me llamaron mi atención y siendo un lugar que esta recién siendo comercializado seria bueno que lo visite antes de que sus playas dejen de ser tranquilas y además por la comida que hacen ahí. Bueno ese trip a Libertador Bolívar se hará en un futuro cercano por ahora tenia de lado de mi ventana la vista mas espectacular que la costa te podría ofrecer: el mar, el cual estaba recibiéndonos con su imponente fuerza e inigualable belleza, aquellas olas azules que a veces nos acompañan y están presentes siempre; luego de la jornada de viaje llegamos a nuestro destino desembarcamos y caminamos por sus calles. Yo estaba de lo mas feliz y optimista ya que siempre que llego a ese lugar es como la primera vez que lo hago, luego de buscar un cuarto para dejar las maletas y pasar la noche teníamos que buscar un lugar para comer algo, entonces nos encaminamos a la calle principal del pueblo.

1 comentarios:

Lorena dijo...

Vaya si q te divertiste en tu viaje, jajaja me alegro, oye y chevere las fotos. Están super buenas y bonitas... bye bye